Alimentarse bien no es difícil, solo hace falta tener algunos conceptos claros y planificarse mínimamente. Seguro que much@s tenéis en mente la pirámide alimenticia, en la que el pan y los cereales están en la base, seguidos de las frutas y las verduras. Un poco más arriba están los productos de origen animal (substituibles por otros alimentos si sois vegan@s o vegetarian@s) y encima se encuentran las grasas, el azúcar y los productos procesados. Tener en cuenta este esquema es fundamental, pero además os voy a dar otras claves para incorporar más alimentos sanos en vuestro día a día.

Foto de Ramh.org

Foto de Ramh.org

LA IMPORTANCIA DE LOS LÍQUIDOS

Nuestros cuerpos están hechos en gran parte de agua. De hecho, no podríamos sobrevivir más de tres días sin beber. Lo ideal es beber unos dos litros de agua al día, pero tened en cuenta que el agua que llevan las frutas, las infusiones, los tes (NO el café), los caldos y las sopas también hidrata.

BENDITA FRUTA

La fruta es muy versátil y nos aporta un montón de vitaminas y antioxidantes, además de hidratarnos, como acabo de explicaros. Es ideal como desayuno, merienda o postres y se puede comer tanto a trozos como en macedonia, zumos y batidos. Es recomendable tomar cinco raciones al día.

SUPERFOODS

Los superalimentos son aquellos que nos aportan mucha más cantidad de nutrientes que los alimentos convencionales, como por ejemplo, las bayas de goji, la col kale, las algas, la lúcuma, el acai o los germinados. Los puedes encontrar en tu herbolario o tienda ecológica y los puedes incorporar en batidos, sopas y ensaladas.

Aquí tenéis mis primeras claves de alimentación sana que podéis ir incorporando en vuestras vidas, seguro que vuestra salud mejorará! Tengo muchos más consejos y recetas específicas que os iré dando en los próximos posts. Os espero!